ART OPENING @JERONIMO "Ondulaciones Lúdicas" by Jacqueline Haitin

Las obras de Jacqueline Haitin están hechas de movimientos de nunca acabar. Es como si cada cuadro suyo tuviera una fuerza interna que los impulsara a moverse sin parar. Sus cuadros parecen que bailan a su propio ritmo, dan la impresión de estar compuestos de olas marinas y de ráfagas de luz. Pareciera que los ríos y el viento, entre otros seres siempre alados, fueran atrapados en su propuesta, para que desde dentro siguieran vivos y andantes entre colores luminosos y figuras que adquieren un millón de formas distintas. Sus cuadros también son un homenaje a la libertad, a ese caminar sin ataduras, a esa fauna y flora que es de todos y no es de nadie. Por eso sus protagonistas son el cielo, el océano, las estrellas que hay arriba y abajo del mundo, los animales salvajes…
Así, sus obras son un acto lúdico. A veces es fácil distinguir esa flor o esas hojas que están allí para ser apreciadas en toda su magnitud y belleza. En otras, hay tal cantidad de ondulaciones que cabe el ejercicio de preguntarse qué es aquello que observamos y la respuesta es equivalente a la capacidad imaginativa de cada espectador. Todo, tanto sus impresiones en aluminio como las trabajadas desde el acrílico, está visto desde un cristal o quizás un lente o a lo mejor desde un microscopio inventado por la imaginación, las manos y la mirada de Haitin, que a diferencia de los microscopios ya conocidos, no solo hace grande lo pequeño sino que además hace chico lo inmenso.

Texto:
Daniel Domínguez Z.
Periodista cultural y docente universitario

Curador:
Leandro M. Ciciliani Conde

LOCATION: Jeronimo, Casco Viejo